Agenda y Noticias

Asociación Española del Sueño

La Melatonina

La Melatonina

¿Qué es y para qué sirve?
José Luis Allué Blasco
Farmacéutico. Farmacia Blasco Torrijo. Zaragoza.

La melatonina es una hormona que se segrega a nivel de la glándula pineal, situada a entre ambos hemisferios en la parte posterior del cerebro. La glándula pineal ha despertado durante mucho tiempo la curiosidad de los científicos.
melatonina1En las últimas décadas la melatonina ha sido objeto de un renovado interés, no solo entre la comunidad científica, si no en la sociedad en general. En la década de los 90 se publicó el libro divulgativo del prof Walter Pierpaoli titulado “El Milagro de la Melatonina” que generó un intenso debate científico y social sobre las extraordinarias propiedades de este hormona, que como compuesto natural, se vendía en muchos países como suplemento nutricional. Entre sus muchas cualidades estaban, no solo estaba la de mejorar los trastornos del sueño o la epilepsia, si no también retrasar el envejecimiento, ayudar en el tratamiento de algunos canceres, actuar como antioxidante y hasta mejorar la función sexual.
El entorno mediático que ha rodeado a la melatonina, ha parecido en ocasiones más propio de modas o tendencias pasajeras en el contexto de “la cultura de lo natural”, sin contar los rumores de que sus propiedades se ocultaban o minimizaban porque no era patente de ninguna compañía farmacéutica. Todo este atrezzo es posible que haya alejado la discusión
sobre la eficacia e indicación de la melatonina del escenario científico del que nunca debió salir.
La melatonina es una sustancia presente hasta en los organismos más simples y primitivos. En los albores de la evolución y la aparición de los primeros seres vivos, la atmósfera era mucho menos protectora que en la actualidad y los rayos del sol eran capaces de dañar a las células, entre otros mecanismos, por la generación de radicales libres. La melatonina, debido a sus propiedades antioxidantes, podía ser un elemento que protegiese a las células del deterioro que los radicales libres producían en proteínas, lípidos y ADN. Durante las horas de luz, la melatonina de la célula se consumía en controlar la acción de los radicales libres.
Mientras que en las horas de ausencia de luz, durante la noche, aquellas células que podían sintetizar más melatonina estarían en condiciones de defenderse mejor de la acción de la acción de los rayos del sol durante el día. Fue así como algunos científicos creen que pudo iniciarse el fenómeno de secreción/síntesis cíclica de la melatonina durante las
horas de ausencia de luz. Es por ello que a la melatonina se le ha denominado la “noche química”.

El ciclo luz/oscuridad se denomina circadiano (circa: aproximadamente, diano: día). Muchas de las funciones fisiológicas se han adaptado a este ritmo que es el del medio en que vivimos. Basta ver que nuestra actividad física es circadiana: dormimos de noche, nos movemos durante el día; el ritmo de las comidas; actividad social, etc.
Desde hace poco sabemos que en todas las células hay lo que llamamos “genes reloj”. Todo ello está bajo el control del sistema circadiano, cuyo marcapasos supremo es el núcleo supraquiasmático del hipotálamo. Este núcleo recibe información del ciclo luz oscuridad desde unas células específicas de la retina.
A su vez se comunica con la glándula pineal a través de conexiones que pasan por ganglios del sistema nervioso autónomo situados a nivel cervical; finalmente controla la secreción de melatonina, que es muy baja durante el día, empieza a aumentar hacia la hora de ir a dormir, es máxima en mitad de noche, sobre las 2-3 AM y disminuye hacia la hora de levantar. De este modo creemos que la melatonina funciona como mensajero del reloj biológico.
Actualmente se sospecha que la alteración de los ritmos circadianos y los trastornos del sueño estarían implicados, además de la dieta inadecuada y el sedentarismo, en la aumento de la obesidad y diabetes tipo II que sufren las sociedades desarrolladas.

Melatonina, propiedades terapéuticas

¿Qué sabemos de sus beneficios y en qué enfermedades está indicada? Hay una cierta cultura popular sobre los amplios beneficios de la melatonina en los trastornos del sueño y otras enfermedades que, sin embargo, no está del todo respaldada por los datos científicos. Hasta donde sabemos hoy, la melatonina es útil en algunos trastornos del ritmo circadiano, como el jet lag, síndrome de adelanto o retraso de fase y síndrome de horarios de sueño irregulares. Además, una de las hipótesis sobre las causas del insomnio del anciano y del empeoramiento de la calidad del sueño con la edad, es la disminución de la secreción de melatonina nocturna.
Desde hace unos años está aprobada una formulación de melatonina de liberación retardada para el insomnio en mayores de 55 años. Así mismo, y bajo la supervisión de un pediatra, la melatonina también ha mostrado que puede ser útil en casos de alteraciones del sueño en niños, especialmente casos con retraso del desarrollo psicomotor.
En otros trastornos del sueño, como el denominado trastorno de conducta durante el sueño REM, en el que el paciente tiene agitación y alteración durante el sueño con episodios de representación violenta del contenido de las ensoñaciones, asociado en algunos casos a la enfermedad de Parkinson, la melatonina se ha mostrado eficaz como fármaco de segunda elección.
Hay algunos estudios que han mostrado una mejoría de la calidad del sueño en pacientes que toman alimentos ricos en melatonina, especialmente en la cena. Así, frutas rojas, como las cerezas, u hortalizas como los tomates y especialmente sus semillas, son ricas en melatonina; también el aceite de oliva y el vino tinto. La toma de melatonina a altas dosis de forma crónica como suplemento no ha sido suficientemente estudiada; no se sabe de problemas a largo plazo, pero tampoco se pueden descartar. Se desaconseja tomar indiscriminadamente sin la supervisión de un profesional de la salud. Especialmente cuidadoso se debe ser en pacientes con cáncer, por sus efectos a nivel del sistema inmunitario. Hasta hace poco no estaba permitida su comercialización en España, pero en la actualidad está disponible sin receta en la mayoría de las farmacias. A pesar de la facilidad de acceso, sería conveniente recabar el consejo de su médico habitual antes de empezar a tomarla.

Leave a Reply

diecisiete + seis =