¿Qué pasa cuando dormimos demasiado?

Dormir menos horas de lo habitual es perjudicial para la salud, pero pasarse tampoco es bueno.

Superar las entre siete y nueve horas recomendables para un adulto comporta sus riesgos. Para empezar, porque dormir de nueve a diez horas cada noche aumenta en un 21% las probabilidades de sufrir obesidad, incluso si haces tanto deporte durante el día como los que pasan el tiempo reglamentario en la cama.

Además, pasarse en el descanso nocturno suele provocar dolores de cabeza y agrava las depresiones. Se debe a que frena la secreción de serotonina, un neurotransmisor vinculado a las jaquecas y al estado de ánimo.

El corazón también sufre cuando nos damos atracones de sueño: un estudio basado en 72.000 mujeres demostró que dormir de nueve a once horas cada noche incrementa el riesgo de enfermedad coronaria en un 38%.

LA IMPORTANCIA DEL SUEÑO

¿Es consciente de lo importante que es en su vida el sueño? Cuando pasa una noche o varias sin él, la vida se le vuelve pesada. Cuando ronca mucho, y se duerme por el día, se encuentra cansado, comienza a fallarle la memoria, está irritado… y esto puede influir en su vida tanto a nivel social, laboral, familiar o personal.

En los últimos años existen mayor número de personas con problemáticas de sueño, y es cada vez mayor el reconocimiento que se le da a la importancia del sueño en la salud pública, aún así aún queda mucho camino por recorrer, listas de espera para realización de pruebas diagnósticas, adherencia al tratamiento,…

No dormir lo necesario está asociado a alteraciones a corto plazo, como disminución de la atención, disminución del rendimiento en el trabajo, alteraciones del humor, falta de energía para realizar las actividades que desearíamos, incluso riesgo de accidentes laborales y de tráfico. Además, a largo plazo puede contribuir a empeorar el control metabólico y ser un factor de riesgo cardiovascular, quedarse dormido involuntariamente, dormirse mientras se conduce y tener dificultad para realizar las tareas diarias a causa de somnolencia son hechos que pueden traer estas serias consecuencias. Las personas que no duermen lo necesario también son más propensas a padecer enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes, depresión y obesidad, así como cáncer, a mayor mortalidad y menor calidad de vida y productividad.

Los problemas de sueño constituyen una epidemia global que amenaza la salud y la calidad de vida de más del 45% de la población mundial. En España una de cada tres personas sufre alguna patología del sueño y aunque se pueda tratar, menos de un tercio acuden a especialistas para buscar ayuda. Además, al menos un 10 % de los problemas de sueño son trastornos crónicos o graves.

La falta de sueño puede ser causada por factores sociales de gran escala tales como el acceso a la tecnología las veinticuatro horas del día y los horarios laborales, por una escasa higiene de sueño, pero los trastornos del sueño, como el insomnio o la apnea obstructiva del sueño, también juegan un papel importante.

ASENARCO es una entidad de iniciativa social, sin ánimo de lucro, declarada de utilidad pública, independiente y democrática que promueve y defiende la integración personal, familiar, social, laboral, económica, y sanitaria de las personas con trastornos del sueño y otras patologías derivadas, colaborando así a mejorar su calidad de vida y su integración plena en la sociedad. Asociación que engloba a los pacientes del sueño.

ASENARCO pretende ser una institución de referencia nacional por su capacidad de representación y reivindicación de los derechos de las personas con problemas de sueño, patologías derivadas, con discapacidad física, psíquica y orgánica, o en riesgo de exclusión social.

ASENARCO es una plataforma desde la cual fomentar y desarrollar todo tipo de programas y acciones dirigido a personas que padecen enfermedades del sueño, tales como insomnio, apnea obstructiva del sueño, narcolepsia,…

Programas de Orientación y Atención Social. Apoyo y Atención Psicológica. Orientación e Inserción Laboral., Rehabilitación y Terapias Alternativas. Educación y/o Formación. Culturales, de Ocio y Tiempo Libre, Voluntariado, relacionados con la problemática derivada de estos trastornos, sus tratamientos y su prevención ASENARCO lucha día a día por conseguir varios reconocimientos:

• Escuchar, tener en cuenta, y empoderar a los pacientes. Un paciente empoderado es un paciente con capacidad para decidir, satisfacer necesidades y resolver problemas, con pensamiento crítico y control sobre su vida.

• Dar importancia al sueño, dentro de la sanidad pública, cuidar los hábitos de sueño, mantener una rutina desde la infancia que incluya horarios de descanso regulares y en la que la mayor actividad se concentre en las horas de luz, y no administrar fármacos como primera medida.

• Conseguir unidades de sueño (servicio médico interdisciplinar, en el que se lleva a cabo la evaluación, tratamiento médico y psicológico de los distintos trastornos del sueño) de carácter público, que cuenten con profesionales que puedan tratar las diferentes patologías de sueño, para poder realizar un diagnóstico y tratamiento de una amplia variedad de estos trastornos.

• Conseguir ser participes dentro de la sanidad pública del concurso público para la contratación del servicio de oxigenoterapia a domicilio y otras técnicas de ventilación nasal en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Aragón. Somos la voz del paciente, necesitamos que se escuche nuestra opinión, cada cuatro años se cambia de empresa, e incluso según al sector sanitario al que  pertenece el paciente, cuenta con unas características u otras con respecto a su mascarilla, la máquina de CPAP, material fungible que se necesita como tratamiento de la apnea obstructiva del sueño.

Junta directiva de Asenarco
Asociación Española del sueño

¿Qué es el síndrome de piernas inquietas?

¿Qué es el síndrome de piernas inquietas?

Se trata de un desorden neurológico bastante común, muchas veces sin diagnosticar, que se caracteriza por la necesidad incontrolable de patear y mover las piernas al intentar dormir, muchas veces acompañada de dolor. Al dificultar la conciliación del sueño suele causar fatiga y, a veces obliga al compañero de cama del paciente a buscar otro lugar para dormir sin interrupciones.

Los síntomas de esta enfermedad se presentan generalmente por primera vez durante la adolescencia e incluyen sensaciones de adormecimiento, hormigueo, quemazón o pinchazos en las piernas, especialmente al reposar en una cama o estar sentado. Se alivian sólo caminando o doblando las piernas. Ocurre con más frecuencia en mujeres, y en ocasiones aparece como efecto secundario de otra enfermedad, como la anemia o la neuropatía diabética. Consumir alcohol, tabaco y cafeína aumenta la severidad de los síntomas.

Para evitarlo, los especialistas recomiendan hacer estiramientos y masajes en los músculos de las piernas, reducir el consumo de cafeína, dormir con calcetines largos y darse una ducha caliente antes de irse a la cama.